Diccionario de Fobias

Seis obstáculos para el cambio

Seis obstáculos para el cambio

Existen seis obstáculos que pueden impedir que se tenga éxito. Cada uno de ellos se describe a continuación junto con métodos para superarlos.  

El cambio a menudo resulta molesto  

Al principio, las pautas de pensamiento y los comportamientos nuevos resultan molestos y “extraños”. Si bien esto es menos cierto para los cambios pequeños, puede ser un obstáculo importante para los grandes cambios.  

Afortunadamente, es posible superar este obstáculo si se cuenta con que los nuevos comportamientos al principio resultarán molestos. En general, una persona espera sentirse torpe cuando aprende una habilidad nueva tal como esquiar, coser o tocar un instrumento musical.  

Las consecuencias de los pensamientos y comportamientos nuevos son desconocidas e impredecibles

Cuando utiliza modos viejos y familiares de pensar y comportarse, usted está bastante seguro de lo que ocurrirá. Aun cuando esto puede causar dolor, las personas y los acontecimientos son predecibles. Cuando se comienza a utilizar pautas de pensamiento y comportamientos nuevos, se empieza a experimentar sensaciones nuevas y diferentes. Las personas que rodean a esta persona reaccionan de manera diferente y los acontecimientos pueden ocurrir de modos bastante distintos a los del pasado.  

Otro modo de superar este obstáculo es recordar que el período de inquietud experimentada mientras aprende comportamientos nuevos suele ser breve. Lo desconocido llega a ser familiar.  

El aprendizaje requiere el uso de un método efectivo

La práctica lleva a lo permanente. Cuando se está tratando  de cambiar pautas autofrustrantes, necesita utilizar un enfoque efectivo o de lo contrario no se llegará al éxito.  

Cambiar el comportamiento requiere trabajo

Se requiere tiempo y esfuerzo para cambiar el modo en que se piensa y actúa. Esto es especialmente cierto para comportamientos que se han  repetido tantas veces que ahora son automáticos, como por ejemplo cepillarse los dientes.  

La clave para superar este obstáculo es contraer el firme compromiso de efectuar el trabajo requerido para el cambio. Durante el proceso de cambiar un comportamiento, periódicamente se debe volver a realizar el trabajo que se está efectuando.  

Los comportamientos autofrustrantes a menudo suministran importantes beneficios secundarios

A menudo los comportamientos deplorables satisfacen, directa o indiferectamente, una o más necesidades importantes. Cuando una necesidad es satisfecha de esta manera el proceso recibe el nombre de beneficio secundario. El término de “secundario” se utiliza porque indica que este método de satisfacción de necesidades habitualmente no llego a través de un proceso deliberado, consiente. En cambio, es el resultado de tropezar con las ventajas, utilizándolas de una manera inconsciente.  

Cuanto mas tiempo persista un acontecimiento o estado no deseado, mas probable es que aprenda como obtener beneficios secundarios de el. A veces un beneficio secundario llega a ser tan importante que puede hacer que usted mantenga un estado o comportamiento deplorable con el objetivo de continuar recibiéndolo. Esto es especialmente cierto si la necesidad es importante y usted tiene pocos o ningún otro modo de satisfacerla.  

Cuando identifique un beneficio secundario, desarrolle un método positivo para obtener el mismo beneficio que se obtiene actualmente a través del comportamiento o situación problemática.  

De una manera similar, usted siempre puede encontrar modos más efectivos y positivos para obtener los beneficios que le brinda un comportamiento problemático. Si bien esto requiere esfuerzo de su parte, hacerlo eliminar uno de los obstáculos que mas dificultan el cambio.  

El pensamiento irracional sigue ejerciendo una influencia importante

Es imposible cambiar los comportamientos autofrustrantes cuando las creencias irracionales y el pensamiento distorsionado que los sustentan están ejerciendo una influencia importante en su vida. Se debe identificar y desafiar el pensamiento irracional asociado con la resistencia a cambiar.

Está se puede hacer de la siguiente manera: primero, se debe mirar hacia atrás e identificar varias ocasiones en las que se usó la racionalización o el rechazo para sabotear o evitar el trabajo requerido para el cambio constructivo. Cuando se haga esto, hay que examinar el autodiscurso utilizado y las acciones. Luego, se debe identificar el pensamiento irracional, y luego desarrollar y practicar desafíos racionales que pueden utilizarse para combatirlo.  

Etiquetas: 
Compartir

Acerca de María Angélica

Estoy acá para colaborar en el desarrollo de la comunicación visual de Infobias

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Que es Infobias.com