Diccionario de Fobias

Trastorno fóbico: Obsesiones compulsivas

Rituales Obsesivos

Una clase importante de trastorno fóbico son las famosas obsesiones compulsívas. Las obsesiones compulsivas se pueden describir como una persona que está obligada por su trastorno fóbico a realizar unas determinadas acciones ritualizadas, también llamadas acciones milagrosas. En general, estas acciones o rituales tienden a exagerarse, hasta que el sujeto llega a ejecutar constantemente rituales obsesivos que no le aportan nada beneficioso a su vida. Los rituales pueden ser acciones de lo más disparatadas y a veces creativas, o bien pensamientos o imágenes mentales que se repiten o se organizan en secuencias específicas. Una característica verdaderamente importante que distingue este trastorno fóbico de los demás trastornos, reside en el hecho de que, después de que el trastorno se ha constituido, lo que atormenta a la persona ya no es el miedo originario, que ha obligado a generar la cadena de acciones ritualizadas, sino la imposibilidad de abandonar la ejecución de los rituales. Este es un ejemplo clásico de cómo una solución se transforma en un problema. Los obsesivos compulsivos utilizan estas reacciones milagrosas para defenderse de una fobia, pero la constante repetición transforma este intento de combatir el problema originario en un trastorno nuevo, que ocupa cada vez más lugar en su vida, limitando su capacidad de disfrute y de acción.

Clases de rituales obsesivos.

El trastorno obsesivo compulsivo puede subdividirse en dos clases fundamentales, en función del objetivo al que están orientados los rituales compulsivos.

  • -Este tipo de rituales compulsivos se caracteriza por la ejecución de acciones o pensamientos que tienen la función de proteger de algo que podría haber ocurrido.

Por ejemplo: lavarse repetidamente como intento de eliminar la suciedad, desinfectarse continuamente para evitar el posible contagio, o bien controlar varias veces un trabajo realizado por el temor de haberse equivocado o repetir fórmulas mentales para neutralizar una hipotética maldición.

  • -Este tipo de rituales compulsivos se caracteriza por que se realizan para evitar que ocurra algo.

Por ejemplo: realizar unos movimientos particulares en una secuencia prefijada antes de salir de casa para evitar accidentes; ordenar determinados objetos en ciertas posiciones definidas para propiciar la buena fortuna o evitar una desgracia; repetir complicadas fórmulas verbales o mentales con el fin de propiciar algunos sucesos y evitar otros no deseados; repetir acciones cotidianas siguiendo siempre la misma secuencia como rito para que las cosas vayan bien.

Ritual Protector ó Ritual Propiciatorio.

La diferencia sustancial entre los dos papeles de un trastorno obsesivo compulsivo, el protector o el propiciatorio, es extremadamente importante para la selección de la adecuada terapia, por lo tanto, lo que funciona frente a un trastorno compulsivo propiciatorio, no funciona cuando se trata de un trastorno compulsivo protector, dado que la lógica de la persistencia del problema es distinta. En consecuencia, discriminar claramente el tipo de lógica que induce a las compulsiones es el primer paso fundamental para construir una terapia eficaz.

Compartir
Imagen de gerardop

Acerca de Gerardo Perrucci

Mi interés en Infobias es crear un espacio de reflexión y ayuda para aquellas personas que desean desarrollar al máximo su potencial humano, en especial para aquellos que sufren de fobias

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Que es Infobias.com