Diccionario de Fobias

La Ansiedad como defensa

La ansiedad es un componente normal y habitual de la vida psíquica de todo individuo y se corresponde, en la definición tradicional, la ansiedad se dispara cuando existe incertidumbre respecto del desenlace de una situación, un acontecimiento o un hecho situado en el futuro más o menos inmediato o bien la certeza de que el desenlace será negativo. La ansiedad se acompaña habitualmente de variadas como disnea, nudo en el estómago, premura vesical, cólicos intestinales, opresión precordial, palpitaciones, taquicardia y manifestaciones motoras como tensión, inquietud, inhibición o agitación. Suele designarse angustia a estas expresiones somáticas de la ansiedad; sin embargo, este último término ha sido usado, particularmente a partir de la introducción del DSM, indistintamente para designar ambas condiciones.

Ansiedad y Evolución.

Desde un punto de vista evolucionario, la ansiedad es la herencia filogenética del sistema de alarma, al servicio de la adaptación, que le permite al animal anticipar peligros, detectar amenazas y activar las conductas destinadas a enfrentar, escapar o evitar las mismas. Sin estas propiedades de reacción del sistema nervioso central, pertenecientes al subsistema de defensa, ningún animal podría sobrevivir.

Ansiedad Animal.

En general, no nos resulta difícil trasladar nuestras observaciones sobre el comportamiento animal a las particularidades de la respuesta humana de ansiedad o miedo, aceptando que los mecanismos básicos subyacentes son similares, en sus dimensiones psicofisiológicas y bioquímicas.

Ansiedad y defensa del organismo.

La componen dos subsistemas: uno de defensa y otro de seguridad. Al subsistema de defensa lo caracterizan las reacciones de arousal del sistema nervioso central y adrenérgico, que producen mayor estado de alerta, activación cardiocirculatoria y del tono muscular, preparatorias para la lucha o la huida. Se trata esencialmente del sistema anti-predador. Se facilita la sensibilización de los sistemas atencionales y se afina la percepción; sin embargo, una vez activado, tiende a mantenerse regulado más por señales internas que externas, particularidad que permite explicarnos las dificultades para detener ciertas reacciones emocionales, como las del pánico, una vez desencadenadas.

El subsistema de seguridad, por su parte, está al servicio de la exploración, de la búsqueda de alimentos, del acoplamiento y otras funciones más complejas, en tanto le permite al animal evaluar el entorno como seguro para poder realizar estas actividades. La detección de una señal de peligro lo desactiva e inhibe las conductas en realización, y se ponen en marcha las reacciones de defensa descriptas antes.

Compartir
Imagen de gerardop

Acerca de Gerardo Perrucci

Mi interés en Infobias es crear un espacio de reflexión y ayuda para aquellas personas que desean desarrollar al máximo su potencial humano, en especial para aquellos que sufren de fobias

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Que es Infobias.com